sal.jpgstars.giflighthouse.jpg
space.gif
space.gif

Hogar Alalay, Santa Cruz

El trabajo de Alalay-Santa Cruz surge de la misma metodología que se ha usado en el original Hogar Alalay, en La Paz, pero con algunas particularidades necesarias en el nuevo contexto. La experiencia comenzó en 1998 y ha crecido hasta que ahora la ONG tiene dos casas en el centro de la ciudad, un proyecto de calle, y una Aldea donde viven 70 niños, niñas, y adolescentes.

Las diferencias con Alalay-La Paz empiezan en la calle. Hay muchos grupos de asistencia informales en Santa Cruz, así que niños y niñas que viven en la calle tienen muchas opciones para comer; por lo tanto, la comida no es muy atractiva para ellos. La calle en Santa Cruz parece más violenta que la paceña, y niños y niñas conviven tanto con adultos como con pandilleros, así que los partidos nocturnos de fútbol, tan exitosos en La Paz, se ven reemplazados por juegos más individuales como damas o ajedrez.

Después de "convencer" al niño o la niña que hay otras opciones para sus vidas, Alalay-Santa Cruz ofrece dos hogares cerca al centro de la ciudad, donde los niños y las niñas "aprenden a dejar sus hábitos de calle" mientras, regresan a la escuela; hacen muchas actividades -- tanto lúdicos y pedagógicas como paseos de fin de semana a museos o eventos deportivos -- y socializan algunas normas básicas de convivencia. Un aspecto importante y exitoso de este proceso es que cada niño nuevo recibe orientación formal de un niño que ha pasado más tiempo en la casa, construyendo la comunidad y promoviendo el protagonismo de todos. Estas casas tienen espacio para 20 niños y 20 niñas.

A diferencia de muchos hogares en Bolivia, los de Alalay son completamente abiertos. Los educadores saben que los niños sólo tendrán éxito si participan por su propia voluntad.

Después de alcanzar un cierto desarrollo -- por lo general después de un año -- niños y niñas reciben la invitación para pasar a la Aldea, una comunidad de 70 muchachos en una ciudad pequeña a una hora de Santa Cruz. Por lo general, este cambio les motiva mucho, porque el espacio es lindo, con muchas zonas verdes y buenos espacios para jugar. Aquí también los mayores ayudan a los más pequeños -- y cuando se refiere a las tareas más pesadas, como lavar la ropa de los niños de 5-8 años -- reciben un salario. En la Aldea, asisten a la escuela en el pueblo con otros chicos, se capacitan en panadería, costura, e informática, y juegan mucho. La alegría de los chicos -- especialmente de los más pequeños, de 3-9 años de edad -- es evidente para los visitantes.

Alalay tiene una base evangélica, y la espiritualidad es importante en sus metodologías, pero la institución no predica a los niños o las niñas.

Voluntarios internacionales y locales tiene un papel fundamental en el trabajo de Alalay, y la ONG siempre está animando a voluntarios dedicados -- preferiblemente por un tiempo superior a 6 meses.

Hogar Alalay -- Santa Cruz
Calle Fray del Pilar No. 280 esquina Av. Brasil
Santa Cruz
Bolivia

332 7291
591-3-335-8126
contacto: Ximena Rojas, ximelan@hotmail.com


Google Custom Search
Shine a Light Informe Anual